¡En la última edición de #CMBog 2017, la audiencia se toma el escenario!

¿Tienes  una idea o proceso creativo que quieres compartir siendo speaker de #CMBog?Si puedes contar tu historia de forma en que todos entiendan y se inspiren tanto emocional como intelectualmente, si puedes compartir y conectarte con la audiencia, si tu historia no se trata de vender o de mostrar un portafolio: ¡estás en el lugar indicado!.

El próximo 15 de diciembre podrás ser uno de los 3 speakers para nuestra edición para nuestra última edición #CMBog 2017.

1. Crea un video de máximo 90 segundos en el que nos cuentes la idea de tu charla de forma completa, concreta y teniendo en mente nuestro tema global “Context”. No te preocupes por la producción: puedes crear un video con tu teléfono o tu computador. Nos interesa conocerte a ti y a tu historia.

2. Sube tu video a Vimeo con la opción de privacidad “sólo quienes tengan la contraseña”.

3. ¿Ya tienes el enlace y la contraseña de tu video? Listo, completa el formulario que encuentras a continuación. (si tienes problemas para visualizarlo puedes encontrarlo aquí 

Con el equipo de CreativeMornings/Bogotá revisaremos todas las entradas y contactaremos directamente a los elegidos. ¡El escenario #CMBog te espera!

powered by Typeform

SABORES PIONEROS

Madrugar tiene que ver mucho con pionero, con nuevo y frescura; con ganas de explorar nuevos rumbos.  Son un poco más de las 7 a.m. y las calles cercanas a la entrada de Kimi Izakaya, restaurante japonés que por primera vez acoge a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, se comienzan a llenar de personas que caminan de afán.  Luego de comprar un tinto en un carro-tienda, me siento en una banca de parque a echar globos sobre pionner (pionero), el tema del mes.

Después de un par de minutos otras personas, con periódicos y bebidas calientes en sus manos, ocupan las otras sillas.  Un cielo de color azul nítido y sin nubes, junto con unos rayos de sol que contrarrestan el frio, refuerzan lo pionera que resulta la mañana.  El celular vibra y acaba con mi tren de pensamiento.  Decido que Daniel Castaño, speaker para esta edición, es quién nos debe aclarar el término.

Algunos integrantes del equipo organizador llegan y entro con ellos al restaurante.  Mientras se preparan detalles técnicos y logísticos de la charla, aprovecho para hablar con Castaño, quien se encuentra evaluando desde qué lugar va a hablar, si encima o detrás de la barra.

Luego de que el equipo de Ícaro Films le pone un micrófono, me acerco para intercambiar unas palabras. “Hola Daniel, como está?” Me devuelve el saludo con una amplia sonrisa, “¿Para usted qué significa pionero, o ser pionero?”, le pregunto.

“Es aquel que realiza los primeros descubrimientos o trabajos en una actividad determinada”, dice y luego le da un sorbo a un Ice Late con mucho hielo, bebida  sin la cual no puede vivir. Para él, la comida no tiene sentido sin la sal, “Sin ella nada sabe a nada” me cuenta.  Trato de averiguar si tiene algún plato favorito, pero me dice que es muy difícil decidirse por uno en concreto.  Le encanta Bogotá, y compartir tiempo con su esposa.

El lugar se llena pronto y Castaño da inicio a su charla diciendo: “Quiero disculparme porque no suelo hacer estoy y estoy nervioso”.

Comienza dejando claro que no se siente pionero, pero que nos va a narrar una serie de experiencias que quizás están relacionados con ese concepto.

Castaño estudió 4 años de ingeniería mecánica, y en el último no aguantó más y le confesó a su padre su deseo de ser cocinero.  Luego de eso se fue a Nueva York a realizar un curso de cocina de un año, pues quería sacarse la espinita. Su estadía en la gran manzana se extendió a 12 años.  

Allá conoció muchas personas, entre ellas a Mario Batali, reconocido Chef de cocina italiana con el que trabajo durante 8 años.  Castaño comenzó desde cero, y de cortar verduras en un sótano paso a hacer ensaladas, luego pastas, hasta ocupar el puesto de Sous Chef.  

Luego de eso comenzó a realizar comidas en una casa con un amigo.  De ahí surgió el proyecto a razor, a shiny knife (una navaja, un cuchillo brillante) para el que crean una página web donde las personas se inscriben para asistir a experiencias culinarias de alto impacto.

Un día les entra una llamada de los NY undergorunds clubs, lo que permite que su iniciativa pase de ser algo clandestino a una compañía de performance, especializada en hacer cenas temáticas: Todo de color negro, todo de color blanco, incluida la comida, etc. 

Uno de los eventos más significativos, fue una cena en el tren subway de Nueva York, que consistió en 7 pasos, cada estación era uno de ellos, con un anfitrión que preguntaba a los comensales: “¿Es esta la primera vez que come en el segundo vagón del tren L?”, quienes habían sido atraídos bajo la promesa de una experiencia gastronómica clandestina. 

Luego de ese episodio llegó algo de fama con la aparición de los organizadores en el New York Times; “pero la fama no paga las deudas” asegura Castaño. 

Con su vida completamente direccionada hacia la cocina, un día Castaño recibe la llamada de un amigo, quien le propone crear el restaurante italiano Emilia Romagna.  Nos cuenta que era obvio que no iban a ser los pioneros en ese tipo de comida en Bogotá, pero que quisieron hacer algo que nadie había hecho hasta el momento: Hacer todo en casa y enfocarse más en los productos que en la comida. 

Bajo el foco de esa visión pionera, Castaño y su equipo cuentan, hoy en día, con más de 7 marcas, y para cada una de ellas, él y sus socios se han preocupado en hacer algo que nadie más esté haciendo y que haga falta.

  La comunidad CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a Daniel Castaño por ser nuestro speaker, abrirnos las puertas de Kimi Izakaya, y brindarnos un delicioso desayuno tradicional japonés; a Ícaro films y Paleta Digital, dos grandes aliados de nuestro capítulo, por la impresión de todo el material para el evento y la producción audiovisual; a Hugo Bohórquez por el registro fotográfico y como siempre a toda nuestra comunidad: integrantes, participantes, colaboradores  y empresas que permiten la realización de cada evento. 

Los esperamos el próximo 10 de  Noviembre para hablar sobre “Muerte”, esperen pronto más información sobre el evento en nuestras redes sociales.

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com

COMPASIÓN TEXTIL 

Nos encontramos en el MAMBO, espacio que por segunda vez le abre las puertas a la comunidad CreativeMornings/Bogotá.  Unos rayos de sol agradables, que auguran un buen día y suben los ánimos, tratan con compasión a los asistentes a la charla que está a punto de brindarnos Artesanal Tecnológica, un colectivo que conecta el trabajo textil artesanal con las tecnologías digitales, y que está liderado por la diseñadora Eliana Sánchez Aldana y Tania Pérez Bustos, una Antropóloga con amplios conocimientos en temas de género. Antes de habilitar el ingreso de las personas que ya hacen fila en las afueras del museo, aprovecho para conversar un rato con ambas.

Eliana no puede vivir sin el deporte, disfruta mucho correr, las ensaladas y los textiles, que comprenden su vestimenta diaria y todo lo que hace o tiene que ver con su trabajo. Define la compasión como la posibilidad de estar cerca del otro.

Tania considera a su pareja como parte esencial de su vida, al igual que Rigoberta y Mercedes, sus dos gatas. Le gusta el queso con bocadillo y la luz de la tarde; para ella la compasión radica en la capacidad de reconocerse en y con el otro desde el contacto.  

Para empezar la charla Tania, que sostiene una madeja de lana en sus manos, pregunta: “¿Quiénes han tejido con lana?” y apenas ve unas manos en el aire, la lanza a una de las personas que las levanto.  “La idea es que tomen una parte y la pasen, mientras tanto pueden compartir que han tejido o bordado”, concluye.  

“¿Quiénes han visto personas que borden, tejan o cosan?” pregunta ahora Eliana, y repite el mismo ejercicio de la primera pregunta. También ocurre lo mismo con otras madejas de lana de color rojo, verde y negro, con las que terminan de “tejer” a los asistentes con más preguntas: “¿Cómo nos conectamos con esa persona a la que le pasamos la lana?, ¿quiénes han utilizado internet para aprender algo sobre bordado?, ¿quiénes han programado?”.

El ejercicio pretende evidenciar que lo textil tiene la capacidad de conectarnos de manera táctil y que entrar en contacto con el otro a través de algo tan básico como una fibra es, a su vez, un acto de compasión.

“Es importante entrar en contacto con la tela para entender el trabajo de las comunidades” nos cuentan, y relatan un trabajo que realizaron en Cartago Valle en el que, para poder entender las guayaberas y la textura del textil, debían destruirlas y luego reconstruirlas a partir de ejercicios de diseño, una manera de acercarse a ese trabajo, de entenderlo, desde el punto de vista de la tecnología.

Uno de los objetivos de Artesanal Tecnológica es estudiar el uso de lo textil como escritura pública y cómo lograr su desarrollo para denunciar actos de violencia, como el proyecto “Costureros de la Memoria”, una iniciativa que permitía a diferentes tipos de víctimas hablar con libertad acerca de sus tragedias personales. “El ejercicio básico de atravesar una aguja en una tela, es tener compasión de sí misma” comenta Tania.  

Entre sus proyectos más destacados se encuentran El Costurero Viajero, una iniciativa que buscaba hacer eco de la importancia, a nivel terapéutico, de prácticas como la costura en los procesos de duelo. Aparte de los elementos tradicionales y esenciales para ejercicios textiles, el costurero también cuenta con una tableta que permite un registro digital del desarrollo de las piezas.

Pensamiento textil/Escrituras que resisten, otro de sus proyectos, consiste en un análisis a todo nivel (identificación, documentación y comprensión), de trabajos textiles artesanales como formas de expresión política en el espacio público bogotano, es decir, trata de mirar como las historias de las personas, en relación con lo que les ocurrió, quedan plasmadas en las piezas.

Para finalizar la charla, Eliana y Tania nos cuentan que Artesanal Tecnológica busca maneras de acceder a lo digital a través de los hilos y las telas, de darle una mirada al mundo desde un punto de vista textil; estudiar cómo se pueden contar historias de manera figurativa y expandir el lenguaje más allá del mundo de las letras, pues dado que el hacer textil es una práctica lenta, tiene tiempos diferentes  que la escritura tradicional, de ahí la importancia de contar historias en el tiempo que se desee.  

El colectivo pretende estudiar y racionalizar como el tejido nos une y se convierte en una práctica translocal, algo que permiten las nuevas tecnologías.

“Nos vemos bordando”

- Artesanal Tecnológica -

La comunidad CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas, aliados e instituciones que hicieron posibles esta charla: al MAMBO, por acogernos por segunda vez en sus agradables instalaciones que le apuestan a la creatividad; a Paleta digital, nuestro gran aliado encargado de todo el material impreso; a  La Castaña y La Real Expedición Botánica, por brindarnos un delicioso desayuno; a Ícaro Films, por su impecable producción audiovisual, y como siempre a todos los asistentes e integrantes de nuestra comunidad que, con su fiel asistencia, hacen que cada uno de los eventos sea posible.

Nos vemos el próximo Viernes 20 de Octubre para hablar sobre Pionner, tema seleccionado por el capítulo de Denver, esperen pronto todos los detalles de la charla en nuestras redes sociales.  

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com 

MÁS GENUINO QUE GENIO

7:09 a.m. El cielo, encapotado, amenaza con lluvia y los grandes árboles del Museo el Chicó, lugar que por primera vez acoge a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, hacen sus veces de guardias silenciosos en posición firmes.  

Un pájaro, de esos con el pico naranja y plumaje negro, aterriza en el pasto. Comienza a dar pequeños saltos frenéticos, clava su pico en el piso y recoge una rama; al rato emprende otra vez el vuelo.

Mientras tanto pienso acerca de Genius, el tema de la charla de este mes.  ¿Qué es?  ¿Qué significa? No se me ocurre nada, debe ser que estoy lejos de ser un genio. Espero que José Berrío, nuestro speaker para esta ocasión, me pueda dar luces sobre el tema.

Berrío Nació en 1987 y creció en el barrio Cedritos al norte de Bogotá. Su primera ilustración, de carácter conceptual, fue una tarjeta que diseño para su madre a los 9 años. “Feliz cumpleaños mamita, yo soy tu regalo” decía esta.

Estudió diseño gráfico y actualmente vive y trabaja en Nueva York como ilustrador y diseñador freelance, además de ser el baterista de la banda Fruit Flowers. Los proyectos que más le apasionan son los que tienen alguna relación con la música.  En su playlist nunca pueden faltar los Beatles y otros grupos como Led Zeppelin.  Acerca de bandas actuales me cuenta que últimamente le han llamado la atención “La Luz” y “The Crowlers.  Le encanta viajar y le gusta pasar tiempo en cualquier café donde pongan buena música y en las estaciones de metro en NY, por la cantidad de personas que puede ver en un mismo instante.   Espera aprender a tocar timbal algún día, pues también le gusta la salsa.

Luego de graduarse como diseñador trabajó 7 años en varias agencias hasta que visitó una exposición de Alain Le Quernec, cartelista y catedrático de arte, que le cambió la vida.  Desde ese momento supo que quería dedicarse a hacer posters.   Después de eso, sintió que debía darle un giro radical a su vida, renunció y se mudó a Nueva York.

Berrío nos cuenta que tiene claro que no es un genio y que no tiene ninguna habilidad innata. Considera que es muy subjetivo hablar de talento en los procesos creativos y por eso le atrae más el concepto de genuinidad que genialidad.

A lo largo de su charla nos da un brochazo de sus trabajos más significativos, entre los que se encuentran varias propuestas para festivales de música. Nos cuenta que con ninguno de esos trabajos obtuvo el primer puesto; era algo que hacía paralelo a su trabajo en agencia y que, al mismo tiempo, le permitía crear un portafolio relacionado con lo que más le gusta hacer.  

Su dedicación y trabajo empedernido dio resultado, pues en cierto punto lo contratan para que diseñe el poster de un festival de música, una prueba fehaciente de que sí es posible hacer lo que nos gusta y que nos paguen por ello.  

Le interesa mucho el diseño de portadas de álbumes y, ante la falta de clientes, se dedicaba a inventar proyectos personales para dedicarse a lo suyo. El ser genuino lo encarrila hacía donde quiere llevar su carrera profesional y la agrupación Diamante Eléctrico le encarga el diseño de la Portada de B, su segundo álbum, con el que ganan 2 grammys, un hecho que le da  gran visibilidad, a nivel mundial, a su trabajo.

Para finalizar su charla nos cuenta que últimamente ha pensado bastante todo lo que tiene que ver con el estilo y el lenguaje. “Lo chévere es que el lenguaje se puede expandir”. 

La comunidad Creative Mornings Bogotá le da las gracias a todas las personas y empresas que hicieron posible la realización de esta charla: al Museo del Chicó por acogernos por primera vez en sus agradables instalaciones; a José Berrío por compartir su genuinidad con la comunidad CreativeMornings/Bogotá; a Brot Bakery & Café, un gran aliado de Creative Mornings, por brindarnos un delicioso desayuno; a Ícaro Films por la impecable producción audiovisual del evento; a Paleta Digital, gran aliado, por el diseño de todo el material impreso; a Leonardo Peñate y César Ortiz por el registro fotográfico y, como siempre, a todos los asistentes a la charla y en general a toda nuestra comunidad creativa por el compromiso en cada uno de nuestros eventos.  

Los esperamos el próximo viernes 22 de septiembre para hablar sobre Compassion. Esperen pronto más información sobre la charla en nuestras redes sociales.

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra  jma.rodriguez@gmail.com

CONOCIMIENTO PARA TODOS

Son un poco más de las 8 de la mañana y la entrada del Teatro Nacional Fanny Mickey, espacio que por primera vez recibe a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, está repleta de personas.  Faltan pocos minutos para habilitar el ingreso de los más de 300 asistentes.  

image

Adentro, Carolina Angarita prepara su presentación y posa para unas fotos. “¿Carolina?” pregunto cuando el fotógrafo la deja libre.  Se da media vuelta, al tiempo que responde “Si” y asiente ligeramente con la cabeza. Complementa su gesto afirmativo con una sonrisa que invita a conversar. Le pido que me de una definición de igualdad y responde al instante: “Es equidad de oportunidades, posibilidades, capacidades, conocimiento y reconocimiento”.

Carolina estudió Comunicación Social y Periodismo en la universidad Javeriana, realizó una maestría en Periodismo Internacional de la universidad Westminster de Londres, y cuenta con 20 años de experiencia en diversos medios de comunicación. Actualmente trabaja como Gerente General para Google Colombia y es la creadora de la fundación Conexión Bienestar, una organización que se encarga de difundir conocimiento para mejorar la salud física, espiritual y emocional de las personas

image

No puede vivir sin su familia, empezando por Juli, su hija de 6 años, su novio y amigos más cercanos.  Le encanta el sushi, pero hace poco le informaron que es intolerante al gluten y al arroz. “Lo del gluten no me importa, yo como como un pollito y puedo sobrevivir a punta de arepa y galletas de maíz, pero lo del arroz si me traumatiza”, concluye. También le interesa cualquier tema que conecte la ciencia con la espiritualidad.  Con relación a ese esto último sus autores favoritos son Gregg Braden, Joe Dispenza y Wayne Dyer.  

“¿Cómo llegar a entender?, ¿Cómo puede uno crear la vida y no depender de nadie ni de nada?” son las preguntas con las que da inicio a su charla. Luego de captar la atención del público, cuenta una historia que tiene mucho que ver con su esencia como persona y todo lo que hace.

image

Un día, luego de salir rendida del trabajo y mientras manejaba, comenzó a llorar desconsolada.  Las lágrimas eran apenas una forma en la que el vacío que sentía intentaba manifestarse. “¿Por qué?” se preguntó.

Días después, en una reunión con unos abogados y a punto de firmar un importante contrato le entró una llamada de su padre y, ante la insistencia, decidió contestar.

Él la había llamado para informarle que tenía cáncer. Con el optimismo que la caracteriza, ella le dijo que la enfermedad tenía cura.  “No Carolina, tengo más de 20 metástasis”. Las lágrimas nuevamente hicieron presencia, salió disparada de la reunión y al llegar a la calle pensó: “Llorar no sirve de nada, tengo que hacer algo”, así que decidió comprar un libro de una dieta a base de jugos para tratar la enfermedad.

image

Días después les expuso el caso a unos especialistas, y le dijeron que no se podía hacer nada.  Cuando colgó, se obligó a no creer en nada de lo que le habían dicho.  No le contó a nadie sobre su conversación y comenzó a leer e investigar junto con toda su familia.

En medio del aprendizaje, Carolina se encuentra con algo que define como Salud Espiritual: “Es esa motivación por vivir, eso que ocupa ese vacío que a veces nos llena, mientras nos dice: ¡quiero salir a comerme el mundo hoy!”, y que finalmente se traduce en el sentido de servir a otros.

Con el tratamiento, los niveles de acidez en el cuerpo de su padre empezaron a disminuir y comenzó a mostrar signos de mejoría, pudo realizar diferentes actividades y, en cada control, los médicos se asombraban de lo bien que se encontraba.  

A los dos años de la sacudida emocional, su papá reúne a toda la familia y les dice: “Ya está bien, ya me quiero ir”.  Un mes después, ya en la clínica, le aparece un signo de infección en la sangre.  Un día, con Carolina a su lado, se quedó mirando un punto fijo en la esquina del cuarto y, al instante, murió. “Salió de su cuerpo sin dolor.  Se fue en sus términos y se fue en su ley” nos cuenta Carolina.

Luego de la pérdida de su padre, Carolina experimentó un momento en el que todo cobró sentido.  Entendió la manera en que las diferentes esferas de su vida se conectaban entre sí y cuál era su misión y propósito en la vida.

Cree firmemente en el derecho que todos tenemos al conocimiento y que esa premisa encierra el significado de igualdad. Ese fue uno de los motivos por el cual creó su fundación Conexión Bienestar. Desde ese momento comenzó a sentirse bien y los aspectos materiales, emocionales y laborales de su vida se sintonizaron en una misma frecuencia.

En el 2015, la vida le demuestra que va por el camino adecuado y la contactan para que se haga cargo de la dirección de Google Colombia.

Para finalizar su charla, Carolina nos comparte los 8 lineamientos detrás de la cultura Google entre los que se destacan: “Innovación no perfección instantánealicencia para soñar y comparte lo que puedas”; totalmente acordes a su manera de navegar por la vida.  

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas y empresas que hicieron posible la realización de esta charla.  A los asistentes y comunidad creativa y voluntarios por su compromiso en cada evento; al Teatro Nacional Fanny Mickey por acogernos en sus agradables instalaciones y por su continuo apoyo a la cultura y creatividad; a Comapan y Nescafé por brindarnos un delicioso desayuno; a Ícaro Films  por toda la producción audiovisual del evento; a Paleta Digital  que, desde los inicios del capítulo, nos ha apoyado con todo el material impreso, y a Andrés Bernal  junto con Sebastián Esguerra  por el registro fotográfico.

image
image
image

Los esperamos  el próximo viernes 18 de agosto con la misma energía de siempre, para hablar sobre el tema genius, escogido por el capítulo de Guadalajara, con Jose Berrio, un talentoso ilustrador y director de arte . Estén atentos a nuestras redes sociales para conocer todos los detalles de la charla. 

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra.  jma.rodriguez@gmail.com

ARTE PARA SOBREVIVIR

Comienza el día y la gente camina de afán por las calles adoquinadas del centro de la ciudad. Un cielo encapotado amenaza con lluvia, pero detrás de las nubes se esconde un sol placentero. Los asistentes a la charla del mes comienzan a aparecer y se ubican desordenadamente en la entrada del Museo de Trajes Regionales, espacio que por primera vez le abre las puertas a la comunidad CreativeMornings/Bogotá.

Una mujer menuda, de pelo y ojos color petróleo, aparece en la entrada. Es Dayra Benavides, nuestra speaker para esta edición. Dayra es artista visual y la directora de Joyas Blandas; si alguien puede hablarnos de supervivencia es ella.  Le pido una definición de esa palabra y me cuenta que su vida entera se trata de eso: sobrevivir a partir de la pasión. 

image

“Mucha gente me pregunta si yo vivo de lo que hago, y si” dice. “Soy como el caballito de mar y el camaleón que se disfrazan para poder vivir; supervivencia a través del arte” concluye con una sonrisa.  Dayra no concibe la vida sin la danza, la libertad, los chocolates y los frijoles con huevo.

Inicia su charla y nos cuenta cómo, cuando era pequeña, un trabajo en una tienda de ropa interior en el que no duró más de un mes, la marcaría de por vida. Su jefe en ese entonces, una amiga de su madre con aires de tirana, le ayudó a tomar la decisión de que, por el resto de su vida, nunca trabajaría para nadie.

Su inclinación hacia el arte comienza desde temprano en su vida, pues varios integrantes del núcleo familiar ya contaban con la vena artística. Un día, gracias a su padre, una cámara de video llega a su casa.  Dayra disfraza a sus actores (gallinas, conejos, entre otros), les pinta las uñas y los comienza a grabar. Disfrazarse siempre ha sido para ella un mecanismo emocional de supervivencia.

Todo lo que hace Dayra es muy visual y gran parte de su mensaje y razón de ser lo comunica a través de imágenes; fotos con las que pretende contar algo. “No se trata sólo de vender una pieza, sino que te lleves una experiencia a tu casa” nos cuenta.

image

Su mente siempre anda inmersa en un constante proceso de creación, que pretende darle más sentido a su profesión y todo lo que hace.  Esa búsqueda la llevó a crear las Tardes de Té, una manera de trasladar el ambiente de feria a su casa; un espacio femenino en el cual se reúne con varias mujeres para hablar sobre diferentes temas: Moda, vida, arte, entre otros.

Esa continua búsqueda de sentido la llevó a preguntarse: “¿Cuál es el ADN de Joyas Blandas?” Aprovecha los carnavales de Pasto, que no se pierde por nada del mundo, para analizar, mediante un registro fotográfico, el vestuario de las mujeres que desfilan.  Al volver a Bogotá y luego de analizar las fotos, define que Joyas Blandas es como un carnaval.

Es en ese momento que Dayra se da cuenta de que no quiere tomar más fotos, sino ser como esas mujeres, y luego de varios años, logra estar dentro del Carnaval de Blancos y Negros.  En un principio quería ser bailarina, pero como ensayan durante todo el año, su estadía en Bogotá no se lo permite, por eso se presenta a la categoría de disfraz individual y gana el primer puesto con el personaje “Muju”.

image

Pero, como siempre, Dayra va tras la búsqueda de algo más y consigue darle vida a KKARA, palabra que en quechua que significa “piel”, una muestra artística que presentó en el Museo de Trajes Regionales, compuesta por sus creaciones: NUNA RAYMI Y MUJU.

Para finalizar Dayra nos cuenta que es un día muy importante, pues coincide con la clausura de su exposición y la finalización de un importante ciclo en su vida. Con todas las miradas del auditorio puestas encima de ella, nos dice: “Cuándo uno está detrás de una máscara es algo impresionante, una adrenalina bien bonita.  Les tengo que mostrar o si no nadie me va a entender” y, en cuestión de segundos se disfraza y nos ofrece un espectáculo de danza cargado de emotividad.

image

Quizás no somos tan diferentes a nuestros antepasados, esos que andaban con taparrabos, lanzas arcos, flechas y, al igual que ellos, nuestro objetivo principal en la vida no es otro que sobrevivir a un mundo que se nos presenta hostil de diferentes maneras. Con su trabajo, Dayra nos quiere enseñar cómo ella lo hace a través de máscaras y disfraces, en el buen sentido de la palabra.  

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias al Museo de Trajes Regionales, un espacio perfecto para celebrar la creatividad; a Café La Divisa y Empanadas la Castaña por brindarnos un deliciosos desayuno; a Ícaro Films por su impecable producción audiovisual; a Paleta Digital por todo el material impreso y por apoyarnos desde los inicios del evento; a Juan Caicedo por el maravilloso registro fotográfico, y como siempre a toda los asistentes a la charla e integrantes de la  comunidad CreativeMornings/Bogotá por el constante apoyo al evento.  Los esperamos a finales del próximo mes para hablar sobre “Igualdad”.  Pronto conocerán más información sobre el evento. 

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra

PONER A RODAR EL BALÓN

¿Qué tal si todo es obra y gracia de la Serendipia?, ¿si la mayoría de cosas que nos ocurren y nuestros hallazgos diarios no son más que eventos casuales que se producen de manera accidental, mientras intentamos ser fieles a una rutina? 

Le pregunto a los asistentes que hacen fila para ingresar a la charla de Andrés Wiesner, creador y presidente de la fundación “Tiempo de Juego”, con qué relacionan la serendipia. Certeza, propósito, atracción, “se me chispotió”, carambola, papayazo, amor a primera vista, son algunas de sus respuestas.

Wiesner es Hincha furibundo del Santa Fe y el fútbol es su alimento de vida. Le fascina estar en permanente contacto con comunidades y territorios, leer y la lasaña, de la que se considera un catador experto.  

image

Le pido su opinión sobre la serendipia y responde: “Todo es un boomerang, todo tiene una causa y efecto y con lo que te encuentras, tiene que ver con algo que hiciste antes”.

Luego de un corto tiempo de espera, Wiesner da el pitazo inicial de su charla y nos cuenta que el fútbol es su motor de vida, y que fue su salvavidas en el colegio.  Al terminar ese periodo, decidió entrar a estudiar derecho, una “época del oscurantismo por tanto trago y fiesta“, cuenta. 

image

En un punto de su vida se encuentra con el periodismo y se da cuenta que el derecho no es lo suyo.  Entra a Soho como practicante y luego a Semana, medio en el que escribe sobre deportes, cultura y nación. 

En ese estadio de su vida, le informan que debe ir a hacer un reportaje a Cazucá, un lugar complicado, con problemas de limpieza social y pandillismo. Una vez lo visita, lo que más le impresiona son los niños y su exceso de tiempo libre, que los hace presa fácil de la delincuencia.

“¿Qué puedo hacer por ellos?” se pregunta y nuevamente se le aparece su amuleto y constante de vida: un balón.  Con él  llega la idea de abrir una escuela de fútbol para transmitir valores: cómo asumir una derrota, juego limpio, etc.  Para el primer sábado de convocatoria llegan 25 niños al siguiente 50; el otro 70, y en un próximo 150.  Esa cifra nunca dejó de aumentar.  

image

Bajo la excusa del fútbol, las reuniones se convirtieron en un punto de encuentro en el que los niños y sus familias recuperaron algo que habían perdido de las regiones de donde habían sido desplazados: vivir en comunidad.

Junto con unos amigos, Wiesner organiza una fiesta con el fin de recolectar fondos para los uniformes de los niños y cuando realizan su entrega oficial, es el momento en que nace Tiempo de Juego.

En ese punto aparecen unos scouts de la FIFA, que ya habían logrado ingresar en las comunas de Medellín, en busca de fundaciones;  llegan a Cazucá buscando prevenir el reclutamiento forzoso y se involucran en el proyecto.

A muchos de los niños que llegaban a los encuentros, no les gustaba el fútbol sino el arte.  Unos voluntarios comenzaron a realizar actividades de música o lectura, y así nace el proyecto “Acompáñame a Jugar”, que hoy cuenta con 7 actividades diferentes.

Tiempo de Juego ha crecido tanto, que ya estableció otros capítulos en diferentes rincones del país y varias unidades de negocio: Labzuca, un estudio de producción, un taller de Screen que confecciona los uniformes, y la Panadería “La jugada”; encargada de la producción de los 8000 refrigerios que necesita el programa hoy en día.  

¿Cuántos aspectos de la historia de Tiempo de Juego no son serendipia? Quizá ocurre con ese término lo mismo que pensaba Picasso acerca de la inspiración: “sí existe, pero tiene que encontrarnos trabajando.”

La comunidad CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas e instituciones que hicieron posible esta edición: a Café La Divisa y Krost Bakery, por brindarnos un delicioso desayuno; a Lab1 por acogernos por tercera vez en sus agradables instalaciones llenas de creatividad, a Ícaro Films por la impecable producción audiovisual del evento, a nuestro gran aliado Paleta Digital por todo el material impreso y, como siempre, a los asistentes a la charla y a toda la comunidad de nuestro capítulo por apoyar la creatividad y asistir a los eventos.

image
image

Los esperamos el próximo mes para hablar sobre Survival.

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com

MÁS ALLÁ DE LOS NÚMEROS

6:40 a.m.  ¿Qué deparará el día más allá? beyond?  

El sonido de pitos y motores le quita protagonismo al término y por el momento más allá, adelantico, sólo se ve trancón y una ciudad que despierta para encarrilarse en el tan añorado viernes.

Al llegar a Lab1, espacio anfitrión que por segunda vez le abre las puertas a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, varios integrantes del equipo organizador y patrocinadores conversan en la entrada, ultimando detalles de la charla.  

Aparece un hombre con barba que lleva gafas oscuras. Es Jose Duarte, nuestro speaker para esta edición.  Duarte es pensador visual, estudio diseño y actualmente cursa una maestría en comunicación.  Aprovecho para preguntarle qué es beyond. “Es como superar los límites” responde.  Le gustan los parques, pasar tiempo con su familia y todo lo relacionado con papelería.  

image


La fila de ingreso ya es larga y le pregunto a los asistentes qué escribieron en el icebreakertag que pregunta: Soy________ Y…________ más allá. “¿Qué toca poner?” preguntan algunos. “Lo primero que se les ocurra” respondo y se quedan pensando la respuesta.  Una mujer escribe: “Soy diseñadora y voy a observar y comprender más allá.”

image

Poco tiempo después comienza la charla. Duarte nos cuenta que lo suyo es la “visualización de datos pero, “¿con que los relacionamos?”, pregunta.  Explica que, por alguna razón, solemos pensar que los datos son solo números. Dice que la importancia de estos radica en lograr visualizarlos, es decir, en llevar a las personas de un estado de incertidumbre a que, primero, entiendan los datos y, segundo, actúen. En otras palabras, consiste en lograr contar una historia a las personas a través de datos, para que entiendan su mundo.  

Duarte cuenta que la visualización de datos se suele asociar con la programación. Por eso creo el Hand made visualization tool Kit, con el fin de hacerle frente a la hegemonía digital que rodea a los datos y aproximarlos lúdica y amigablemente a las personas.  

Luego nos pide que busquemos debajo de cada silla un paquete que contiene un globo amarillo y otro verde. “¿Qué información nos da un globo?” pregunta: “útero”, “nivel de felicidad” , “cuanto aire nos cabe en los pulmones”; responden los asistentes.  

Duarte hace un pequeño ejercicio de visualización de datos: “Hombres levanten el globo verde y las mujeres el amarillo.  “Miren que con unas preguntas podemos ver cómo se comporta un grupo”.

image

¿Son los datos sólo números? Duarte dejó claro que no y que la visualización de estos pretende ir un poco más allá, ver las cosas de manera diferente y romper paradigmas. Estudiar de qué manera, a través de elementos análogos, se pueden representar datos.

La comunidad CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas que hicieron que el evento fuera posible: a Lab1, nuestro espacio anfitrión, por acogernos por segunda vez en sus instalaciones llenas de creatividad; a Nova Pastelería y  Chaté de Origen por brindarnos un delicioso desayuno, Ícaro Films por toda la producción audiovisual del evento, a Paleta Digital por todo el material impreso, a Cesar Ortiz, integrante del capítulo de Malmö, Suecia, por el registro fotográfico y,  como siempre, agradecimientos especiales a toda nuestra comunidad creativa por su fiel asistencia al evento.

image
image

Los esperamos el próximo 2 de Junio para hablar sobre Serendipity. Esperen pronto toda la información del evento en nuestras redes sociales.  

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra jma.rodriguez@gmail.com

UN MILITANTE DE LOS DERECHOS

¿A que nos suena tabú? ¿Lo prohibido?, ¿algo que hacemos a escondidas? Hablo con los asistentes que están a punto de entrar a Lab1, espacio de coworking anfitrión que por primera vez le abre las puertas a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, para conocer qué es tabú para ellos. La mayoría responde que no sabe.  “¿Ya tienes claro tu tabú?” Le pregunto a Laura mientras hace fila, sonríe y mira levemente hacia arriba pero no se atreve a dar una respuesta. Parece que cada quien entiende el término tabú a su manera y compartirlo abiertamente es un tabú.  

Al rato llega nuestro speaker Mauricio Albarracín, filósofo, abogado y consultor de Human Right Watch.  Sus áreas de especialidad se centran en el Derecho Constitucional, los DDHH y el Derecho Internacional Humanitario. “Para usted ¿qué es tabú?” le pregunto. “Me parece una palabra horrible. Es una bobada”.  Luego de unos segundos de silencio complementa su respuesta: “es algo sin fundamento; más bien es como miedo a lo desconocido”. A Albarracín le gusta mucho montar en bicicleta, el café, las plantas, por eso tiene un jardín, y los libros. “¿Cuál recomienda? Le pregunto”, “Hojas de hierba” responde.  

Poco a poco la mañana creativa va tomando forma y, después de organizar la proyección de la presentación y el sonido, Albarracín da inicio a la charla: “gracias por creer que un abogado puede decir algo creativo”.

Nos cuenta que una de sus primeras experiencias laborales fue en la Corte Constitucional, lugar en el que, al revisar tutelas, aprendió mucho sobre las injusticias.  “Con la tutela se logró discutir los temas que los políticos no querían discutir”. Luego, en la organización Colombia Diversa aprendió a hablar en público y profundizó en el oficio del litigio de alto impacto, es decir, cambiar una situación o una problemática que impacta a un grupo social. Su carrera, formación personal y profesional le han permitido convertirse en activista y defensor de los derechos de la comunidad LGBTI.  

Albarracín cree que ha habido épocas que han marcado al país, como los ochentas y su limpieza social, en la que una mano negra no identificable buscaba eliminar a los “diferentes” a través de la violencia, y la constitución del 91, un contrapeso que define como “nuestros años 60” y un símbolo lleno de cambio, pues brindó esperanza y paz con la participación de diferentes actores a los que no se les había dado la voz hasta ese momento.

Escuchar su discurso es importante, pues es uno de inclusión, respeto y tolerancia, aspectos importantes al momento de ejercer la creatividad de cualquier manera.

Para concluir su charla y como parte de la respuesta a una de las preguntas que le hicieron, nos dio una frase que resume muy bien lo que día a día hace por él y los demás:    

“Cada uno debe defender sus derechos de forma militante”

La comunidad CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a: Lab1 por acogernos por primera vez en su espacio de coworking lleno de creatividad, a Paleta Digital nuestro gran aliado, por todo el material impreso para el evento; a Ícaro Films por su toda la producción audiovisual, a Café la Divisa y Hoy me siento Raw, por brindarnos un delicioso y saludable desayuno, y como siempre a toda la comunidad CreativeMornings/Bogotá por su fiel asistencia y constante apoyo al evento.   

Los esperamos el próximo viernes 28 de Abril para hablar sobre Beyond  

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra jma.rodriguez@gmail.com

MOMENTOS PARA CELEBRAR

Mañana, tarde, noche, ayer y hoy; sol, lluvia y granizo; niñez adolescencia y vejez; vigilia, sueño e insomnio; madrugar, dormir, trasnochar o perecear; un café, una cerveza, una comida, una copa de vino o un cigarrillo; ¿Qué no se puede catalogar como un momento?   

Es una mañana fría y el sol no se asoma por ningún lado, pero nada impide que la comunidad CreativeMornings/Bogotá celebre la creatividad y el cumpleaños número 4 de su capítulo.  Poco a poco la gente se va arremolinando en la entrada del Museo de Arte Moderno de Bogotá.  

Salimos a su encuentro y, mientras reparto los icebreakertags, Laura Ruiz aprovecha para hacer el registro de las personas.  Le pido a los asistentes una definición sobre “momentos”.  “¿Cómo así?” Preguntan algunos, “no sé, digan lo primero que se les venga a la cabeza” les respondo. Trabajar juntos, felicidad, experiencias, instantes del tiempo, algo especial, son algunas de las respuestas para ese conato de lluvia de ideas.    

Entramos de nuevo al museo, atentos a que el resto del equipo nos de luz verde para habilitar el ingreso. 

“Quién es usted” le pregunta el celador a un hombre con la cabeza rapada que aparece en la entrada.  “Soy Juan Felipe Rubio y vengo a dictar la charla, responde con una sonrisa”, apenas entra, me acerco para conversar con él.

image

El mundo de Rubio, un manizalita de 40 años que estudió diseño gráfico y mercadeo, es la fotografía. No puede vivir sin su cámara, Catalina, su novia; la bicicleta, y sin un constante acceso a internet.  Le gustan las tostadas a la francesa y antes de zambullirse por completo en la fotografía, carrera a la que le ha dedicado 12 años de su vida para “inmortalizar momentos” como el mismo afirma, su vida dio varios tumbos. 

Le pido que resalte tres momentos importantes de su vida.  Calla durante unos segundos y cuando creo que me va a pedir más tiempo, suelta la respuesta: “Graduarme del colegio, haber fotografiado mundiales de ciclismo, y un viaje que hice en carro por toda Sudamérica con mi papá y hermano. Para ese viaje decidió realizar una documentación seria para compartir sus vivencias y fue precisamente el que le permitió dar el gran salto a la fotografía.

Poco tiempo después de nuestro intercambio de palabras, Rubio da inicio a su charla y nos comparte una definición técnica de la fotografía: “Proceso físico de obtener imágenes”, que contrasta con una definición personal más cálida: “La fotografía es fijar en un instante preciso cosas que aparecen y una vez desaparecidas nunca vuelven a pasar”. De ahí la angustia que combate a diario, de capturar momentos que nunca más van a ocurrir.  

De los 2 tipos de fotografía: La creativa, en la que se planean todos los elementos del espacio, y la realista, que consiste en estar en el momento y en el lugar adecuado, se inclina más hacia la segunda, siempre bajo una pregunta clave “¿Qué momentos eternizar?” con la que debe decidir cuál acción es la que habla con más contundencia sobre una situación, y que le permita al público hacerse una idea de lo que estaba ocurriendo en un lugar en ese momento.

image

Rubio considera que lo que lo que más se necesita es estar preparado para lo inesperado. “No solo se trata de oprimir un botón, sino tener una mezcla de aptitudes artísticas” nos dice. “Como cuando estuve encerrado en un ascensor con Paris Hilton”, concluye riendo.  

Entre esas aptitudes se encuentran: La anticipación, estar listo a todo momento; frialdad, ver la foto y hacerla, sacar la cámara sin pensar; improvisación, cómo lidiar y adaptarse a lo que está pasando; ingenio, cómo ser recursivo para obtener la foto que se desea; espontaneidad, que las personas sean como son, y simultaneidad, que ocurran varias cosas al mismo tiempo. De esta lista considera  las dos últimas como las más claves.  

Tomar fotos es para él una actividad sagrada. “No se trata de tomar fotos como loco.  Las fotos no se hacen con la cámara, sino cuando se alinean los ojos, el corazón y la cabeza, y ese es el instante decisivo” nos cuenta.

Para finalizar nos dice que su trabajo le permite compartir lo que vive día a día. “Yo nunca estoy en la foto, pero siempre estoy en la foto” Una frase que refleja todo el respeto y pasión que le tiene al arte de tomar fotos.

El equipo de CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a toda la comunidad creativa: asistentes, patrocinadores, organizadores, speakers y todo aquel que ha tenido algo que ver con el evento, por el apoyo que le han dado durante estos 4 años.  Queremos darle agradecimientos especiales al Museo de Arte Moderno de Bogotá por acogernos por segunda vez en sus agradables instalaciones; a Paleta Digital por todas las impresiones para el evento y hacer parte de la familia CreativeMornings; a Café la Divisa y Empanadas La Castaña, por brindarnos un delicioso desayuno; a The Sugar Shop por el increíble pastel de cumpleaños que nos preparó; a Icaro films por toda la producción audiovisual del evento; a Situare photo, por el increíble photo boot , y como siempre a toda nuestra comunidad creativa, una pieza indispensable en la maquinaria de nuestro capítulo.

image

Los esperamos, con la misma buena actitud de siempre, el próximo viernes 31 de Marzo para hablar sobre Taboo junto a Mauricio Albarracín, nuestro próximo speaker.

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra, jma.rodriguez@gmail.com

more