PAYASOS HONESTOS 

Nos encontramos en Corferias, el espacio anfitrión de esta ocasión, que por primera vez recibe a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, en alianza con Colombia 4.0. A pesar de ser temprano, ya hay mucho movimiento de expositores y visitantes, y el ambiente del lugar está cargado de expectativa.

Luego de reclamar la escarapela para poder ingresar, me encuentro con Javier, nuestro Director Digital, quien conversa con Simón Wilches, el speaker de esta edición, que tiene a la “honestidad” como tema principal.  

Hablan sobre diseño y animación, y en un silencio prolongado de la conversación, aprovecho para conversar un poco con Wilches.  Le pido una definición sobre honestidad. “Honestidad es lo que le sale a uno sin pensar”, responde.  

Wilches, quien deja escapar varios “vos” mientras habla, nació en Popayán, estudió Artes Visuales en Bogotá, Animación en Cuba y realizó un Máster en Bellas Artes en Estados Unidos.  Actualmente trabaja como director de animación en Titmouse, un estudio ubicado en Los Ángeles, California.

No puede vivir sin una buena conexión a Internet, sin los comics—Le pregunto cuál es su favorito y responde al instante: “Batman, siempre Batman”—, y correr.  “Correr es algo que me mantiene cuerdo”, afirma.

Tiempo después varios asistentes hacen fila a la entrada del pabellón.  Me acerco a ellos para preguntarles cómo completaron la frase del Icebreaker tag: “He mentido acerca de…”, y me encuentro con respuestas honestas: “Sobre mi sexualidad, mi religión, he omitido cosas para no generar discordia, sobre mi estado civil”, entre otras.

Ya adentro, con el auditorio lleno, Wilches sube al escenario, toma el micrófono y comienza su charla “Cómo ganarse la vida derritiendo payasos”, porque, según él, a eso es a lo que va a la oficina, a derretir payasos.

Nos cuenta que, precisamente, uno de sus mantras de vida es la canción Payaso de José José, en particular la siguiente estrofa, cargada de honestidad:

“Y es verdad soy un payaso

Pero qué le voy a hacer

Uno no es lo que quiere

Sino lo que puede ser”

Ser honesto con lo que ha querido, al parecer lo ha llevado por el camino correcto.  Después de graduarse del colegio, duró un año sin hacer nada, hasta que sus papás le preguntaron: “¿Qué vas a hacer?”

Tuvo la oportunidad de presentarse a la carrera de Artes Visuales en la Javeriana, y lo primero que le pusieron a hacer, fue analizar una película de Bergman.  Luego, para la entrevista, realiza una animación que sarcásticamente titula “FlughDenFlaven”, y que trata sobre lo ridículo y pretencioso que le parece todo el proceso de admisión, “Miren lo que yo pienso de su carrera”.  Su entrevistador le pregunta si él hizo la animación y, asombrado ante su trabajo, llama más gente para que la vea. Es aceptado en la carrera.

Después de graduarse hace parte de proyectos animados como “Pequeño Tirano”, pionero en sátira política.  De estos resalta la buena escuela que fueron por lo autodidactas. Con ese proyecto gana una beca para estudiar en Estados Unidos, época en la que se empieza a preguntarse cuál es su voz como artista. “Fue una época existencial en la que empecé a ver películas de circo por la mañana y de Roman Polansky en las noches”, nos cuenta.

Pasado un tiempo y a punto de terminar sus estudios, mientras trabaja en “Business Hours”, el proyecto final de su carrera, y asiste a un seminario como requisito adicional para graduarse, le informan que debe trabajar en un proyecto para rendirle homenaje al escritor Lewis Carroll.

“Yo no quiero hacer eso”, pensó Wilches, aunque sabía que si no lo hacía no iba a poder graduarse. Afirma que tomó una actitud infantil ante el suceso: “Ah bueno, si es así, voy a hacer cualquier cosa”. El resultado fue Jouney into Womanhood, una animación repleta de imágenes sugestivas y eróticas que culminan en la representación de un orgasmo.  “Fue un proyecto muy tóxico en el que nadie quería trabajar”, dice Wilches, pero afortunadamente alguien decidió ayudarle con el sonido. Al final, esa animación que comenzó como un gran saboteo y proyecto de fin de semana, se proyecta en la fachada de una biblioteca.

Mientras su proyecto de tesis fracasaba y lo sumía en un estado depresivo, el otro triunfaba, pues el encargado del sonido comenzó a enviarlo a festivales, pero Wilches había tomado una determinación: “No quiero saber nada de arte, quiero emplearme y ya, que me digan qué hacer, lo hago y me voy a mí casa”

Tiempo después, ya trabajando en Titmouse y para el Five Seconds Day, evento donde todos los empleados de la compañía pueden hacer una película de mínimo 5 segundos, Wilches trabaja una idea pretenciosa y realiza “A vertical Chip”.  Al director del estudio le encanta la película y le dice “Usted tiene muchas cosas que contar”, y eso le abre  camino a pequeñas opciones para dirigir, entonces se pregunta “¿Qué pasa con éstas cosas que hago tan rápido y me salen tan bien?”

Se da cuenta que, desde sus trabajos en la universidad, cada vez que se siente amenazado realiza películas muy honestas.

Hasta el momento, ese camino en el que se embarcó como sin querer, lo ha llevado a que el estudio donde trabaja, le de luz verde para que se dedique a hacer una película solo de Simón Wilches, un proyecto que no se pueda vender; desde entonces está trabajando en “El mejor Show de la Tierra”, una película que trata sobre unos payasos que se incendian y que, mientras intentan apagarse, montan el mejor show del mundo.

Para finalizar su charla nos dice lo siguiente: “El gran resto de los artistas es tratar de darse a entender, y la única forma de explicarse, es haciendo las cosas sin pensar demasiado”.

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las empresas y personas que hicieron posible esta charla: a Corferias por recibirnos en sus instalaciones, que esperamos volver a visitar pronto ; a Time Machine Pictures, por la impecable producción audiovisual de la charla;  a Paleta Digital, por todo el material impreso; a Colombia 4.0, por su apoyo y la gran alianza que logramos;  a nuestro medio aliado Radiónica, por la difusión del evento; a Juan Guillermo Caicedo, por el registro fotográfico; a Caffa por brindarnos un delicioso café; a Paleta Digital. por apoyarnos con todo el material impreso, y como siempre a toda nuestra comunidad creativa que día a día se consolida más.    

Los esperamos el próximo viernes 23 de noviembre, para celebrar otra gran mañana Creativa bajo el tema “Restart”, esperen pronto toda la información del evento en nuestras redes sociales.  

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com

CAOS EN JUSTA MEDIDA

Son la 7 de la mañana y el inicio del día camufla un poco el caos de la ciudad: el colectivo y el propio. ¿Qué es el caos?, ¿cómo llegar a buenos términos con él? Espero que Daniel Jiménez, el speaker de esta edición, pueda darnos, a  todos los asistentes a la charla, algunas luces sobre el tema.

Jiménez estudió periodismo y es candidato a un máster en administración de arte y política pública de la School of the Art Institute de Chicago. Lleva trabajando 14 años en el sector creativo, y es el fundador del festival Entre Viñetas, que busca posicionar y dar a conocer, en Colombia y América Latina, el cómic, el dibujo y las artes gráficas; un espacio en el que la narración gráfica es la protagonista, y que busca resaltar la importancia de leer imágenes y el goce de estas.  

El auditorio ya está lleno, y los asistentes están listos para disfrutar de otra mañana creativa.  Jiménez, que lleva gafas negras, sube al escenario, toma el micrófono y lo primero que nos dice es que el caos es importante como temática dentro de la creatividad.  “Este es el tema de mi vida en este momento” cuenta, y nos muestra un pantallazo de su computador en el que el caos se traduce en infinidad de pestañas de un navegador de internet abiertas al mismo tiempo.

Jiménez recalca en el carácter negativo que se le asocia a la palabra caos—desorganización, desorden—, y afirma que el caos está planteado de forma sensual para la creatividad, pero que no hay que ser abusivos, pues el desorden no implica caos.  

Entre Viñetas es un buen ejemplo de cómo el caos opera en nuestras vidas. Al principio, cuenta Jiménez, comenzó como una iniciativa entre amigos, que querían crear un festival de vanguardia con contenido atrevido.

“Todo fue un accidente”, asegura. La semilla del festival fue la revista Larva, un fanzine que circuló en Armenia en el año 2006. La planeación comenzó desde el año 2007 y, según sus propias palabras, en el año 2010, “por puro desparche”, y luego de presentar un documento a la alcaldía, consiguen un presupuesto de $1’100.000. Este “accidente” permite crear la primera versión del festival y funciona porque comienza a tener trascendencia.  Al poco tiempo Armenia se le queda pequeña, y el festival se expande a Bogotá y Medellín.  

Todo en la vida de Jiménez parece estar relacionado con imágenes, con la actividad de ver.  Las gafas negras, tan temprano en la mañana, no son una declaración de estilo personal. Jiménez nos cuenta que hace 10 meses le diagnosticaron una enfermedad congénita que afecta la retina.  El deterioro de la vista, tan esencial  para su trabajo y vida personal, fue un choque tanto emocional como intelectual, pero en medio del caos, dio con un médico hecho a su medida, pues la terapia que aplica es que obliga a sus pacientes a que dibujen y pinten, para que mejoren su capacidad visual.  

Jiménez se plantea la siguiente pregunta: “¿Qué significa ver?”, y en medio de esa inquietud, se le aparece, por cuestiones del azar, o mejor de caos, el libro “Cataratas” de John Berger, una especie de diario en el que el autor relata el redescubrimiento de su agudeza visual, luego de haber sido operado de los ojos.  “Es un libro que me hace pensar en los momentos de quiebre, de cómo curarnos a través del caos”, nos cuenta.

Esta experiencia le enseña que el caos se debe asumir con fortaleza, le ha permitido darse cuenta de la fragilidad en las artes, y de lo frágil que puede llegar a ser la creatividad.

Para finalizar, Jiménez nos dice que su labor como gestor cultural ha consistido, principalmente, en romper las inercias en el arte, un proceso en el que se ha dado cuenta que el caos es más la regla que la excepción.  

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas e instituciones que hicieron posible esta charla:  A Time Machine Pictures, grandes aliados, por el registro audiovisual de la charla; a LCI Bogotá, por acogernos de nuevo en sus agradables instalaciones; a Paleta Digital por todo el material impreso para el evento; a Caffa por brindarnos un delicioso desayuno  para el evento; a nuestro medio aliado, Radiónica, por la difusión del evento y apostarle a la creatividad, y como siempre a toda nuestra comunidad creativa que con su fiel asistencia hace posible cada charla.

Los esperamos este próximo  viernes 26 de Octubre, para otra gran mañana creativa junto a Simón Wilches quién nos hablará acerca de Honestidad, el tema a nivel global para la comunidad CreativeMornings.

Escrito por Juan Manuel Rodríguez B: jma.rodriguez@gmail.com

EMBERRACARSE CON ARGUMENTOS

Pasadas las siete de la mañana la entrada de Lab1, nuestro gran espacio aliado, que nos vuelve a recibir en sus instalaciones recién renovadas, luce desierta; panorama que no se prolonga por mucho tiempo, pues poco a poco comienzan a llegar los asistentes a la charla que va a dar la comunicadora social y politóloga María Paulina Baena, mejor conocida como La Pulla.

Baena llega en moto, quizás el medio de transporte que le da el anonimato necesario para transitar por la ciudad. Minutos después, la atajo en la entrada del lugar para hacerle unas preguntas, antes de que se ocupe con el equipo de Time Machine Pictures y la proyección de su presentación, mientras dos mujeres le preguntan si se pueden tomar una foto con ella, petición a la que accede como si fueran viejas amigas.

Le pregunto qué entiende por “Comunidad”. “En mi caso es tener una audiencia con la cual discutir y debatir nuestras pullas.  No solo dar un golpe que dura tres minutos, sino también crear una conversación”, responde.

Me cuenta que no puede vivir sin su moto, “¿Una Vespa?”, le pregunto. “No, es una imitación”; sin sus gafas y sin reloj. Un lugar en el que le encanta pasar el tiempo es su finca en el Quindío y un plato de comida que le gusta mucho es la bandeja paisa, pero le gustaría poder comerla más seguido. Responde a las preguntas de forma breve; es precisa con sus palabras.

Tiempo después, cuando el lugar está lleno, Baena toma el micrófono y da inicio a su presentación: “Me encanta ver este salón tan lleno de caras nuevas, pues de verdad no conozco a nadie”.  Luego del saludo, lo primero que deja claro es que La Pulla, el proyecto, ha sido una historia de lo improbable.

Ella y cuatro amigos con los que pasaba tiempo en la terraza de El Espectador, cada uno con intereses distintos y redactores para diferentes secciones del periódico, compartían una cosa en común: Estaban aburridos de escribir para una generación que no era la suya.  

Uno de ellos, que tiene un gran interés por lo audiovisual, fue quien propuso el proyecto, con el que todos volvieron a estar de acuerdo en algo: Querían crear un mensaje diferente a la forma tradicional de hablar en periodismo. “Es hecho con las uñas”, cuenta Baena, “no sabíamos hacer guiones, video ni editar.  Lo único que sabíamos era leer y escribir.”

Luego de trabajar un poco la idea, se la propusieron al director del periódico, quién les dio luz verde y desde el inicio del proyecto, nunca les ha negado un guion, además de, en parte, servirles de escudo, pues es a él al primero que buscan por los pullazos, y a quien, desde el  principio, le dijeron muy amablemente: “Venga, necesitamos que se vaya de su puesto, nosotros no nos demoramos”, pues el equipo de La Pulla graba todos los videos en su despacho. “El sale de su oficina con su maletica, se ve divino”, cuenta Baena.

Al principio había gente que pensaba que eran un grupo de niñitos rebeldes que, como dicen, estaban pateando la lonchera, además de enterrar la marca del periódico, pero su éxito se fundamentó en hablarle a un público distinto y que consume noticias de otra forma, y los integrantes de la Pulla hallaron la manera de sentirse cómodos con un formato en el que buscaron tres cosas: No utilizar el mismo tono informativo de siempre;  no ser neutrales, una especie de narrador omnisciente que mira todo desde arriba pero que no se involucra, y sacudir las expectativas sobre el rol de la mujer, pues las audiencias no están acostumbradas a escuchar a una mujer hablando de esa manera.

“Tomar partido es una forma de ser éticos, de desenmascarar las cosas”

-  Maria Paulina Baena -

Apenas comenzaron con el proyecto, en el año 2016, se ganaron un premio Simón Bolívar en la categoría de televisión. Baena cuenta que parte del éxito de La Pulla se debe a que se dieron cuenta de que los periodistas se la pasaban mirándose el ombligo.  “Éramos muy poco sexys con nuestra audiencia”, dice.

La Pulla es una invitación a emberracarse con argumentos, un proyecto, como dice su presentadora, que transita entre la ingenuidad y la valentía. Más que una columna, una guerra comunicativa que busca como llenar vacíos, y también como tener una identidad.  

El equipo de CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas y empresas que hicieron posibles esta charla: A Lab1 por apostarle a la creatividad y acogernos en un espacio muy propicio para desarrollarla; a Time Machine Pictures por toda la producción audiovisual, y por ser uno de nuestros grandes aliados; a Paleta Digital, por encargarse de todo el material impreso, y por su constante apoyo; a Cantera - Café Work por brindarnos un delicioso desayuno, y como siempre a todos los asistentes a la charla y, en general, a toda la comunidad CreativeMornings/Bogotá, por su fiel asistencia.y buena energía en los eventos.

Los esperamos el próximo viernes 28 de septiembre para hablar sobre “caos”. Esperen pronto toda la información del evento en nuestras redes sociales.  

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com

ARTE Y OFICIO

Luis Carlos Cifuentes, diseñador gráfico y artista plástico autodidacta, encargado de la charla de junio sobre craft (oficio), es una de las primeras personas en llegar al MAMBO, espacio anfitrión aliado, que recibe a la comunidad CreativeMornings/Bogotá por tercera vez.

Antes de que lleguen los asistentes al evento, conversamos un rato y me cuenta que entiende el oficio de dos maneras: el trabajo que le toca hacer, y hacer lo que le gusta, es decir, encontrar en qué ocuparse para su desarrollo personal y profesional, que involucre todos los aspectos de su vida. Incluso en los ratos libres, hacer cosas que enriquezcan su oficio.

A lo largo de su carrera, lo que Cifuentes aprendió del trabajo en equipo es que le agrada trabajar solo, pues le gusta que las cosas sean más orgánicas que impuestas.

Le encanta permanecer en su taller/casa, pues cree que el tener que desplazarse de un lado a otro es una pérdida de tiempo, por eso siempre trata de tener todo cerca.

Procura llevar un estilo de vida sano, y el azúcar es un tema que lo inquieta en la alimentación, pues su madre murió a causa de una diabetes adquirida.

Le gusta leer y el libro que lo acompaña en estos momentos es 1984 de Orwell que considera muy pertinente para estos tiempos de falsa información; también le gusta mucho García Márquez, de quién ya ha leído toda su obra, pero asegura que quiere releerlo porque comenzó a los 12 años y a veces se le mezclan los temas.

Tiempo después de nuestra conversación, el lugar ya está lleno y Cifuentes inicia su charla, que lleva por título: “El arte en los tiempos de las redes sociales”.

Cifuentes inició su carrera en el Diario del Otún, donde compartió cubículo de trabajo con el caricaturista Matador.  En ese entonces comenzó a aprender sobre aplicaciones como Pagemaker y Photoshop.

Luego se trasladó a Bogotá para trabajar con la revista Gatopardo, en la que permaneció por tres años. Durante este tiempo conoce a los encargados de Soho, publicación en la que duró 11 años, pero siempre, paralelo a su trabajo en dirección de arte, Cifuentes nunca dejó de ilustrar.

Tuvo la oportunidad de trabajar con Daniel Samper, con quien público varios libros y también con el escritor Ricardo Silva, para el diseño de la portada de su novela Tic.  

Luego de su temporada en la revista Soho, se dedica al freelance, que define como constituirse uno mismo en su proyecto”. Lleva trabajando en el suyo, Tropipop, hasta el día de hoy.

Al dejar su último trabajo, Cifuentes se dedicó  a pintar, con el fin de hacer un taller en el que pudiera trabajar tiempo completo, y fue ahí donde comenzó a experimentar con otro tipo de pinturas y materiales para crear contenido para redes, esto con el fin de trasladar todo lo de los medios a un proyecto propio.

Debido a la visita de los Rolling Stones y una pintura de la cara de Mick Jagger sobre una oblea, comenzó a registrar los procesos de sus creaciones, porque se dio cuenta de que a las personas le interesan más los procesos que la obra final.  

Entre sus trabajos también se encuentran el dibujo del entonces procurador Ordoñez en un huevo y de Rigoberto Urán sobre una arepa. Cifuentes afirma que sus obras no tienen un fin comercial, sino que son un medio para enviar un mensaje, o bien, rendir un homenaje, aunque son trabajos que no realiza de forma desinteresada, pues al mismo tiempo, con ellos, busca crear una audiencia.

De un momento a otro las marcas se comenzaron a fijar en su trabajo, al darse cuenta de que tenía un gran alcance. Con respecto a esa mezcla de arte y trabajo corporativo, Cifuentes dice que no se puede vivir en una guerra permanente con todo y que es bueno estar abierto a propuestas que ayudan a crecer.

Al momento de las preguntas, los asistentes quieren saber como ha logrado su éxito y que su nombre suene, tanto en el panorama artístico como en el corporativo, sin contar con un título universitario.  “Mi universidad fue estar al lado de gente muy buena”, responde a una de las preguntas.  

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas y aliados que hicieron posible esta charla: al MAMBO, por permitirnos estar una vez más en sus agradables instalaciones, propicias para fomentar la creatividad; a Ícaro films por su impecable producción audiovisual y a Paleta Digital, por acompañarnos desde los inicios del capítulo y por todo el material impreso; a Les Amis y Banna Café, por brindarnos sus deliciosos productos de pastelería y un exquisito café, y como siempre a todos los integrantes de nuestra comunidad creativa, piezas fundamentales de cada uno de nuestros eventos.  

Los esperamos el próximo viernes 27 de Julio, para hablar sobre Intention. Esperen pronto toda la información del evento en nuestras redes sociales

Escrito por: Juan Manuel Rodríguez Bocanegra jma.rodriguez@gmail.com     

DISEÑO CON COMPROMISO

Cuando Natalia Ochoa, Arquitecta, diseñadora de joyería artística y docente, llega a Mistral, lugar que por primera vez recibe a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, me acerco a ella para conversar mientras van llegando los asistentes de la charla.

Le pregunto qué entiende por compromiso. “Compromiso significa que nos importe lo que les pasa a los otros.  Que nos involucremos con el crecimiento de la sociedad y que no seamos indiferentes”, responde.    

Ochoa lidera TheBosaYorkDream junto al diseñador de moda Christian Colorado, un proyecto que busca la transformación y el desarrollo social, utilizando el diseño como una herramienta de inclusión, con el fin de identificar oportunidades que permitan reducir brechas sociales, y convertirlo en un agente de cambio que no solo forme diseñadores, sino seres humanos.  

Lo más importante en su vida es Gian Luca, su hijo de 11 años, y tampoco puede vivir sin sus estudiantes y la docencia, por eso los últimos cinco años de su vida los ha pasado dictando clase a adolescentes. Le fascina Perú y México la cautiva, y luego de vivir 7 años en Valencia, España, también cataloga esa ciudad como una de sus favoritas.  Es hincha enfermiza del Santa Fe porque de chiquita su papá siempre la llevaba al estadio.

Durante el tiempo que conversamos no para de sonreír, quizás un indicio de su compromiso con la vida, y de ayudar a quien lo necesite siempre y cuando esté a su alcance.

El lugar ya está lleno. Ochoa deja un vaso de café sin terminar sobre una barra y pasa al frente para dar inicio a su charla.  Nos saluda y dice que agradece nuestra presencia y que, ya que estamos ahí, vamos a quedar conectados con lo que tiene por decir.  

Cuando entró a trabajar al SENA hace 9 años, descubrió un mundo que nunca había habitado.  “Descubrí realidades que me tocaron la vida”, dice.  

En esa nueva etapa de su carrera, se cruzó con Colorado, con quien hizo clic de inmediato por su afinidad por el diseño y el compromiso social.

Nos cuenta como Colorado, a los 13 años, llega de desde Caldas a Bogotá a buscar a su mamá. A esa edad la capital le da la espalda, pasa premuras y comienza a consumir droga y luego cae en el alcohol.

Cuando cumple 19 años, Colorado piensa: “Tengo que salir de esto, no puedo seguir así”, y se da cuenta que es bueno para el diseño de modas. Su hermana le cuenta sobre una convocatoria del SENA.  Ese fue el punto de giro en su vida.  Pasa el examen y comienza a estudiar la carrera “Diseño para la industria de la moda”, a tejer sus retazos de vida para darle forma.

El concepto de diseño de TheBosaYorkDream apunta a que lo inclusivo sea exclusivo, dónde la creación no es solo estética, sino el reflejo de lo que acontece en la sociedad. “Todo lo creativo debe construir sociedad porque es el reflejo de ella misma”, cuenta Ochoa.

En octubre de 2017 les llega una invitación del New York Fashion Week, en la que les anuncian que quieren contar con una colección de Colorado en una pasarela de talentos emergentes.    

En ese momento Ochoa se encontraba fuera del país, pero sabía que debía apoyar a su pupilo, convertirlo en un referente social. A dos semanas del evento, luego de la emoción de la noticia, Colorado le dice que no puede ir, que no cuenta con los recursos. “Yo tampoco, ¿qué hacemos?”, le pregunta Ochoa.

Diseñan la camiseta New York Paris Bosa que transmite un mensaje poderoso. ¿Qué tenía que ver vivir en un barrio marginal, la moda e irse a Nueva York? Ochoa se da cuenta de que las personas no compraban una prenda de vestir, sino un sueño; un mensaje ensalzado en una frase que le había escuchado a Colorado: “Podré salir de Bosa, pero Bosa nunca saldrá de mi”.

Les va bien con la venta y en 48 horas cumplen la meta. De esa manera Colorado viaja en febrero, con lo justo, a Nueva York.  Su éxito es tal que de nuevo lo contactan para tenerlo en la edición de este año, pero con una pasarela principal patrocinada por el evento.

Ochoa considera que lo que le ha funcionado a TheBosaYorkDream es el trabajo en equipo, uno en el que todos los involucrados lograron sensibilizar y tocar fibras.  Su derrotero ha sido no vender productos, sino conciencia y estilo de vida, sin caer en el rol de un diseño superficial y efímero; en otras palabras no se trata de diseñar únicamente productos y servicios, sino condiciones para mejorar la calidad de vida de las personas.  

CreativeMorningsBogotá le quiere dar las gracias a todas las personas y organizaciones que hicieron posible esta edición: a Ícaro Films por la impecable producción audiovisual del evento, a Paleta Digital, nuestro gran aliado, por todo el material impreso; a Juan Felipe Rubio, por hacer parte de la familia CreativeMornings/Bogotá y por el registro fotográfico; a Mistral por acogernos en sus agradables instalaciones y brindarnos un deliciosos desayuno, y como siempre a toda nuestra comunidad creativa por su participación y buena energía en todos los eventos.

Los esperamos el próximo viernes 8 de Junio para hablar sobre Craft (Oficio), esperen pronto más información sobre el evento en nuestras redes sociales.

Escrito por: Juan Manuel Rodríguez Bocanegra

jma.rodriguez@gmail.com

JUGAR A REINVENTARSE  

En el trayecto hacia Estudio 74, espacio anfitrión que por primera vez recibe a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, me pregunto: “¿Qué pasaría si la vida fuera más juego y menos seriedad?”. Más tarde, ya en el lugar y pasadas las 7 de la mañana, llega Oliver Siegenthaler, el encargado de la charla del mes, cobijada bajo el tema juego.

Aprovecho que hay pocas personas y me acerco a él para conversar un rato. Le pregunto qué significa juego. “El juego es diversión”—responde de inmediato— “y en el trabajo lo que divierte es reinventarse constantemente”. Siegenthaler estudio diseño gráfico, cuenta con un máster en producción gráfica y gestión del packaging, y es el dueño y fundador del estudio de diseño Siegenthaler & Co.

También le pregunto que si le gusta algún juego en particular y responde que no.  Calla unos segundos y luego concluye: “Me gusta mucho el ciclismo.  Lo realmente importante es encontrar el juego en el día a día de cada uno”.

Reparte su tiempo entre montar bicicleta en los alrededores de la ciudad, su oficina y su casa. Considera que este último debe ser un espacio para distensionarse y donde se pueda pasar un buen momento.  

Cuenta que su comida preferida son los embutidos. “Y tomatitos cherry con mozarella, te la pasas comiendo eso”, complementa una mujer con acento español que se encuentra a su lado.

En ese momento el auditorio ya se encuentra lleno, y es hora de que Siegenthaler de inicio a su charla.  Luego de pasar al frente, lo primero que dice es que él, a pesar de que su apellido suene extraño, es la mezcla de dos mundos: La frialdad de un pueblo de Suiza de donde es originario su padre, y la sabrosura de Sogamoso, donde vivió su madre, y afirma que ambos estilos de vida se han visto reflejados en su trabajo.

Ha diseñado desde que estaba en la universidad, lugar en el que aprovechaba cualquier momento para hacerlo.

“Diseñar es un deporte, mientras más se hace mejor se vuelve”

          – Oliver Siegenthaler –

Tiempo después, en una empresa de música que fundó junto con su hermano, diseñaba carteles cada mes, pero el que considera su primer trabajo, y con el que pensó que tal vez si podía dedicarse de lleno al diseño gráfico, fue cuando su compañera de piso, que hacía brownies, se asoció con otra persona, y él estuvo a cargo de todo el diseño de la marca para el producto, desde las piezas gráficas hasta el empaque.

Siegenthaler cree que el juego es todo aquello que lo divierte.  “A mí me divierte la bicicleta”,  y luego concluye mientras ríe: “no soy muy bueno, pero me desconecto por completo”. También cuenta que el trabajo debe ser un juego, porque hacer siempre lo mismo resulta aburridor.

Su trayectoria laboral, le ha permitido crear un listado de diez consejos que aplica en su día a día, para siempre estar divirtiéndose, o bien, jugando:

1.       Lo divertido del trabajo es reinventarse una y otra vez.

2.       Si no lo saben hacer, háganlo de todas maneras.

3.       La primera vez sale mal, la segunda mejor, y la tercera bien.

4.       Hacer lo mismo pero diferente

5.       Uno puede hacer cosas diferentes para: Uno mismo o clientes que se arriesgan por uno.

6.       La comodidad es amiga de la mediocridad

7.       Siempre se puede hacer un poco más

8.       A veces reinventarse es volver al comienzo

9.       Volver a fracasar, volver a fracasar mejor.

10.   Para reinventarse hay que estar acompañado.

A medida que enumera este tipo de mantras, por llamarlos de alguna manera, Siegenthaler muestra fotos y videos de diferentes proyectos con algunos de sus clientes: Masa, Koller, Bimbo, Alpina, el grupo Team, Festival Iberoamericano de teatro, entre otros, y nos comparte un poco de su proceso creativo; como aquella ocasión en la que él y su equipo encontraron la inspiración reviviendo el estilo del pintor francés de 1800, Henri Rousseau.

Siegenthaler recalca la importancia de rodearse de personas con las que se pueda colaborar, de ahí que considere que todo lo que hace lo hace con un equipo de trabajo que sabe más que él, y también la importancia de dar siempre un extra en cada proyecto, pues a veces con ese último impulso es que se logran cosas diferentes.      

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas los aliados y personas  que hicieron posible esta charla: a  Casa 74, por permitirnos hacer uso de sus agradables instalaciones; a Ícaro Films por toda la producción audiovisual del evento; a Roxana Núñez, encargada del registro fotográfico; a Café 575 por brindarnos un delicioso café; a Paleta Digital por todo el material impreso, y como siempre a toda nuestra comunidad creativa por ser una pieza fundamental de las mañanas creativas.

Los esperamos el próximo viernes 25 de Mayo para hablar sobre Compromiso, esperen pronto más información acerca de la charla en nuestras redes sociales.  

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com

ACTOS DE VALENTÍA

Son un poco más de las 7 de la mañana y estamos en Uniandinos, nuestro gran aliado de este mes, que por primera vez recibe en sus instalaciones a la comunidad CreativeMornings/Bogotá.

Afuera, en la calle, el ruido del tráfico y el de un taladro de una obra aledaña, que no se cansa de machacar algo, acompañan a las personas que poco a poco comienzan a llegar.

Como siempre, los asistentes se arremolinan tímidamente en la entrada del lugar, hasta que se habilita el registro para darles ingreso. Rato después, Cristina Vélez, la encargada de la charla del mes, sube al escenario para dar inicio a su charla. “Mi primer acto de valentía es pararme aquí”, es la frase con la que inicia su presentación.

image

Vélez es Historiadora, doctora en Administración, Magíster en historia y trabaja en la alcaldía de Bogotá en la Secretaría de Integración Social. En un principio quiso ser Museóloga, pero terminó involucrada en política pública, un espacio, según sus propias palabras, donde la creatividad, al no ser obvia, es un acto de valentía.

Es adicta a los marcadores de colores y le gusta pensar y pintar los problemas con ellos. El aguacate es su comida favorita y no tiene problema alguno en combinarlo con todo. Le gusta la cerveza dorada y pasar tiempo en la Laguna de Siecha en Guasca.  

Vélez nos cuenta que hablar de creatividad en la inversión de dineros públicos es algo que puede sonar muy miedoso, pero que la valentía no tiene que ver con no tener miedo, sino más bien con vencerlo. Expone unas definiciones sobre valentía, de las que destaca una de Nelson Mandela:

“Aprendí que el coraje, no es la ausencia del miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es aquel que siente miedo, sino el que conquista ese miedo.”

— Nelson Mandela

image

Quizás el punto de partida de la valentía consista en identificar los miedos. Vélez entonces se pregunta “¿Qué me da miedo? Entre su top cinco se encuentran: Que algo malo le ocurra a su familia, que no pueda reaccionar, las cucarachas, las enfermedades mentales y la contraloría.

También nos cuenta que a medida que el tiempo pasa los miedos evolucionan, cambian o mueren. En su caso le ha dejado de tener miedo a: Tomar riesgos, a perder, a no ser buena, a decir que no y que no la quieran, y a las chapolas (mariposas negras).

Vélez cree que la valentía no es una actitud que se presente sola, sino que hace parte de la tríada: Miedo–valentía–necesidad, aspectos que se cruzan e interaccionan de diferentes maneras, donde el último actúa como puente entre los dos primeros. Esta tríada la ve como una fórmula de operación diaria para la toma de decisiones, desde la más sencilla hasta la más compleja.  

image

Al comenzar a trabajar con la alcaldía, uno de los miedos que le surgió fue considerarlo un reto irracional, debido al nivel de empoderamiento que tienen los ciudadanos para la exigencia de sus derechos.

Después, nos contó en detalle el diseño, puesta en marcha y resultados de un programa que tuvo como meta reducir el embarazo adolescente en Bogotá, y cómo, aparte de toda la planeación, también cruzó mucho los dedos para que las cosas salieran bien. Al final, después de dos años, las estadísticas favorecieron al proyecto, que también se puede ver como un ejemplo de valentía y creatividad en el sector público.

Para cerrar su charla, Vélez nos dice que al igual que los miedos se transforman, también lo hacen nuestras necesidades, y para no dejarnos sin una definición de valentía, la resumió de la siguiente manera:

La valentía es la capacidad de, aun al estar muertos de miedo, poder tomar decisiones”

 Cristina Vélez

Creative Mornings Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas e instituciones que hicieron posible esta charla: a nuestro aliado Uniandinos, por recibirnos en sus agradables instalaciones; a Ícaro films, por toda la producción audiovisual del evento; a Paleta Digital por el material impreso; a Brot por el delicioso desayunó que nos brindó; a Javier Vicini por el registro fotográfico, y como siempre a toda nuestra Comunidad creativa que asiste y participa activamente en las charlas. Los esperamos el viernes 20 de abril para hablar sobre “Juego”; pronto publicaremos más información acerca del evento en nuestras redes sociales.        

image
image
image

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra

CELEBRANDO LA CURIOSIDAD  

Estamos celebrando nuestro quinto aniversario. Han sido cinco años en los que mes a mes hemos tenido grandes speakers y charlas, cinco años en los que siempre nos ha acompañado la curiosidad, y qué mejor que celebrar nuestro evento número 60 bajo ese tema.

En esta ocasión nos acompañan el fotógrafo Federico Ríos y el biólogo marino Fernando Trujillo.  Ríos ha trabajado para importantes medios como la revista Stern de Alemania y el diario New York Times, y se ha concentrado en hacer fotografía de conflictos sociales y humanos, mientras que Trujillo ha dedicado gran parte de su vida a la investigación y conservación de especies amenazadas, con énfasis en mamíferos acuáticos. 

Antes de iniciar el evento le pido a Ríos una definición sobre curiosidad, “Es la capacidad de sorprendernos siempre”, responde.  Ríos habla con entusiasmo, entre varias cosas, cuenta que una de sus comidas favoritas es la sopa de arroz con carne molida y que uno de los lugares que más le gusta es la ensenada de Utría en el Chocó o, como él la define, el motel de las ballenas.

Nuestra Casa el Salto del Ángel, que por primera vez abre sus puertas para recibir a la comunidad creativa, se llena por completo.   

Trujillo es el primero en subir al escenario y abre su presentación con la pregunta: “Por qué Biología Marina?  

Tuvo la fortuna de conocer a Jacques Cousteau, quien lo enrutó hacia lo que se dedica a hacer ahora. El francés le dijo: “Hay delfines en el Amazonas. Nadie los está estudiando, ¿por qué no se va para allá?”

“¿Delfines de agua dulce?”, se preguntó, eso le generó mucha curiosidad. A sus 19 años como estudiante de séptimo semestre, aterrizó en Puerto Nariño en un avión de carga, con el fin de estudiar a los delfines.  “Llegué con arrogancia, creía que lo sabía todo” cuenta Trujillo.

Una de las primeras tareas fue intentar contar a los delfines, y los indígenas se morían de la risa, pues repetían el conteo.  Ahora está inmensamente agradecido con ellos y los considera sus maestros, y el convivir con ellos le ha ayudado a descifrar el punto de cruce entre la visión occidental y la del mundo indígena.

Patrocinado por Nat Geo, él y su equipo han recorrido 28 km de ríos estudiando a los delfines y también han estado en la India y Camboya.

Para cerrar su charla Trujillo nos dice que la curiosidad lo llevó a proteger los delfines durante 30 años, tiempo en el cual se ha dado cuenta cómo esta especie se ha convertido en una herramienta poderosa para el Amazonas. 

Ahora es el turno para Ríos, que comienza su charla y su recurso visual son fotografías de los diferentes trabajos que ha realizado

Cada captura ha sido gracias a lo que él define como “Transputamierda”, la forma que ha encontrado para llegar a rincones olvidados del país, y que deja registrado en su perfil de Instagram. Cada una de sus fotografías cuenta una historia, y a medida que las expone, nos trata de dar un brochazo de su contexto.

Entre sus proyectos se encuentran “Revolution Backpack” en el que se dedicó a retratar las pertenencias que llevan los guerrilleros en sus mochilas en momentos de guerra y “La Ruta del Cóndor” un registro fotográfico detallado de esa ave en el Parque Nacional Natural Los Nevados.

Con su mensaje, Ríos nos invita a conocer el país, a que seamos curiosos y salgamos un poco de nuestra zona de confort. Finaliza su charla con la frase: “Debemos buscar la forma de cambiar la realidad.”

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar un agradecimiento especial a nuestro gran aliado National Geographic; a el Salto del Ángel, nuestra casa, por acogernos en sus agradables instalaciones y brindarnos un delicioso desayuno; a Radiónica, nuestro medio aliado; a las fotógrafas voluntarias Roxana Núñez y Diana Prada, y como siempre a toda nuestra comunidad creativa, que durante estos cinco años han sido una pieza fundamental para la realización de cada evento.  

Los esperamos el próximo viernes 16 de Marzo para hablar sobre “coraje”, con la historiadora Cristina Vélez.    

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra

Iniciamos el año con una gran alianza: a partir de este mes Radiónica y Radio Nacional de Colombia serán nuestros medios aliados.  De esta manera podremos llegar a más personas, gracias a su difusión y cobertura en todo el país.   Esta alianza nace de su interés al considerar a CreativeMornings/Bogotá un espacio inspirador, que está enfocado a la creación de comunidad y que reúne todo tipo de personas involucradas con la creatividad y que son gestores de diversos e interesantes proyectos.

Al ser nuestros medios aliados, podrán enfocarse en la generación de nuevos espacios para sus oyentes, con contenidos especiales enfocados hacia creatividad, innovación, diseño, emprendimiento y todos aquellos temas inspiradores que tocamos en nuestras charlas y eventos.

Les damos las gracias por confiar en nosotros ¡Seremos un magnífico equipo!

CONTEXTO MUSICAL

Es la última charla del año y, en esta ocasión, el restaurante “Hoy me siento Raw” nos abre sus puertas para disfrutar de una mañana creativa junto a la agrupación musical Bolena Prada.  El lugar tiene muchos carteles en las paredes con frases positivas.  Una de ellas dice: “Do more of what makes you happy”; quizás eso es a lo que le debemos apostar para entender de forma más clara nuestro contexto.

Poco a poco los asistentes al evento y miembros del equipo organizador van llegando. Aparece en la entrada una mujer con el pelo de color rojo, muy crespo, hasta el cuello y gafas de marco grueso; tiene una risa contagiosa, es Ana María Prada, la encargada de dar la charla del mes.

image

Ana María toca piano desde los 8 años, estudió música con énfasis en producción de audio y está a punto de terminar Administración de Empresas.  Le pregunto por esa peculiar combinación de carreras y me cuenta que, a punto de terminar la primera, tuvo una crisis en la que pensó: “Si me dedico 100% a la música la voy a terminar odiando”, razón por la cual decidió estudiar lo otro.  En su vida no puede faltar el café y la cercana relación que tiene con su madre. Le gusta mucho Queen y una de sus canciones favoritas es Love of my life.  El gusto por esa banda se lo debe a su padre; gracias a él desde pequeña escuchó ese y otros grupos clásicos.  

“¿Qué significa contexto?”, le pregunto: “Contexto es lograr entender el medio en el que te desarrollas, para así poder explotarlo a tu favor”, responde.

Los asistentes ya tomaron puesto y Ana María da inicio a la charla.  Nos cuenta que al principio encontraba trabajos para cantar covers, pero en un punto se preguntó “¿por qué no comenzar mi propio proyecto? Se dio cuenta que para iniciarlo debía componer, entonces compuso las canciones “Báilese un tango” y “La patasola”.

image

Más preguntas se le aparecieron en su camino: “¿Quiero ser solista o conformar una banda?” Ana María se decidió por la asegunda opción, y hoy en día está convencida de que tomo el camino adecuado. “Es muy chévere ver como un proyecto que comenzó como mío se volvió nuestro”, nos dice.

Define a Bolena Prada como una banda que toca música tipo pop alternativo con influencia del Jazz. En sus inicios y con una inversión propia, graban el EP “Cinco pequeñas tempestades” que, según Ana María, está compuesto por temas que narran desde mitos y leyendas hasta pesadillas y el amor”.

Ana María también nos cuenta un poco acerca de su proceso creativo para componer canciones.  Dice que todo comienza cuando piensa en una melodía con una estructura Pop.  “Tiene que ser una historia”, afirma.  Luego le pone un tema que, en la mayoría de ocasiones, suele ser personal.

image

Apenas completa ese primer paso, le dice a Carlos Duran, guitarrista de la banda: “Charly tengo esta canción”, y él se encarga de ponerle la armonía. Cuando ambos creen tenerla lo más avanzada posible, se la presentan al resto de los integrantes de la banda: Katherine Held, bajo eléctrico; Ángela Malagón, batería, y Juan Peña, saxofón, para terminar de construirla entre todos.  

Ana María asegura que la enseñanza que le ha dejado el proyecto musical Bolena Prada, es lograr entender y convencerse de que si uno cree en sus sueños y es disciplinado, estos se pueden hacer realidad.  

Al momento de las preguntas, uno de los asistentes quiere saber dónde encuentran la inspiración. Ana María nos cuenta que esta se puede encontrar en los lugares más inesperados, como en el caso de “La persecución”, canción que  habla sobre una pesadilla que tuvo, en la que un loco la  perseguía  por las calles del centro de la ciudad.  

image

Para cerrar la charla Ana María nos dice:

Uno tiene que estar construyendo para volverse mejor en lo que hace

–Ana María Prada –

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a toda los asistentes, voluntarios, patrocinadores, que hicieron posible la realización de este y todos los eventos del año; a Paleta Digital, un gran aliado, por todo el material impreso; a Cesar Ortiz, voluntario del mes, por el registro fotográfico; a Hoy me siento Raw, por abrirnos las puertas de su casa, acogernos en un espacio muy propicio para la creatividad y brindarnos un delicioso y saludable desayuno; a Ícaro Films por toda la producción audiovisual del evento, y como siempre a todos los integrantes de nuestra comunidad que cada día crece y se afianza más.

image
image

Les deseamos unas felices fiestas y que el próximo año esté repleto de proyectos creativos.  Los esperamos a finales de Enero, para hablar sobre “Ansiedad”, tema seleccionado por el capítulo de Bucarest, con la misma buena energía de siempre.    

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com

more