Hacer arte, repetirse como el ajo y creer en un final épico.