Somos una especie que florece cuando nos ven, cuando nuestro trabajo es importante, y cuando nos conectamos y entendemos el uno al otro. Lo que hace que todo esto sea posible es la postura de la transparencia, la voluntad de ser visto, a sabiendas de que la transparencia no siempre puede ser correspondida o apreciada.

Sea un jefe compartiendo su visión con el equipo, ver a tu amigo a los ojos y decirle la verdad, o tomar responsabilidad de tus errores, nada de esto es posible sin transparencia. Es cierto que no todo siempre será alegría–la transparencia puede doler porque se dicen verdades, y realidades cambian, pero eso no significa que hay que evitarla. La vida es mucho mejor cuando estamos realmente presente con lo demás, y nos hace preguntarnos por qué no siempre podemos asumir esta postura. Transparencia simplemente nos invita a hacer el trabajo duro de construir relaciones significativas de la manera correcta.

El tema de noviembre es TRANSPARENCIA, seleccionado por el capítulo de CreativeMornings/Cincinnati, ilustrado por James Billiter.