¡En shock!

Por: William Rodríguez

El turno del mes de Octubre fue para Laura Woldenberg, jefa de producción y publisher de los canales de Vice México y productora de los documentales “Drogas y Petróleo”, “Michoacán la tierra caliente”; “El Estado Guerrero”, “Entre el río y la bestia”, entre otros.

Con un estilo muy personal, sencillo y muy cercano al auditorio, Laura lo primero que plantea es que en su caso shock no es quedarse paralizado sino todo lo contrario: “es un motor para la acción” ya que “las emociones son una fuente natural para la creatividad”.  Aprovechar el shock y transformarlo a algo positivo, shock entonces es impacto, impresión, sorpresa e incomodidad. Nos cuenta que justo para iniciar un proyecto cuando algo le genera incomodidad, ese es el reto y de ahí se desprende el aprendizaje y el conocimiento. Arrancar un proyecto desde la incomodidad.Y es que precisamente hablar de temas como el género, la religión, la cultura, la violencia, el conflicto o la migración, son temas incómodos. Son temas que nos ponen en shock y en el caso de Laura y el equipo de producción de sus documentales, son temas suficientemente incómodos, que les generan tanto shock que se vuelven el motor e inspiración de su trabajo.Laura entonces nos lleva de la mano por un recorrido de 3 documentales verdaderamente “shockeantes”:  El hilo conductor de todos, la migración, pero esta vez con tres ópticas distintas, impresionantes e impactantes: Vemos que aparece el  concepto de “una población nómada más vulnerable de la historia”, que ha sido sometida a abusos, asaltos, estafas. Y es así como Laura plantea una reflexión y una crítica: “criticamos a los gringos, pero podemos ser incluso peores con las personas de otros países que migran a México. Podemos ser el Estados Unidos de Centro América”.El primero de los tres documentales, habla de la prostitución en la frontera de México con Guatemala. Mujeres procedentes de varios países de Centro América, que cruzan la frontera a México en busca de una mejor vida a través de la prostitución y la verdad es que cuando pensamos en temas de migración en México siempre pensamos en la frontera norte con Estados Unidos, pero no nos detenemos a pensar más en la frontera sur y que para muchas personas llegar a México así sea para ejercer la prostitución es ya su sueño mexicano.La siguiente parada de shock, es con el documental “Entre el río y la bestia”, que al mejor estilo del periodismo de inmersión, se sumerge en las entrañas del tren llamado “la bestia” en el cual miles de personas desde diferentes países del continente, arriesgan sus vidas montadas en el techo del vehículo que atraviesa México desde el sur hasta llegar a Estados Unidos. Durante días estas personas tienen que lidiar con el hambre, las dificultades climáticas, ramas, árboles y en general el peligro de caer y ser triturados por el tren o perder sus extremidades. El equipo del documental entonces hace periodismo de primera persona y es uno más de los tripulantes del techo de esta bestia que cruza fronteras para “cumplir sueños”.Nuestra última parada es para los deportados de Estados Unidos que son regresados a Tijuana, después de mucho tiempo y seguramente habiendo construido ya una vida en Estados Unidos y teniendo que dejar a sus familias, su patrimonio alcanzado con esfuerzo, sus casas. Muchas de estas personas, desilusionadas, desorientadas y sin razones para volver a México, terminan en “el gordo”, un canal de aguas negras donde se convierten en habitantes de la calle, indigentes y adictos a la heroína y otras drogas. Sus nuevas viviendas: los túneles y recovecos de canal, llenas de suciedad y agua podrida y tratando de encontrar una vez más una identidad en sus vidas. Una triste e impactante dimensión más de la migración que nos deja en shock.Y es así como termina nuestra sesión de #CMMX #CMShock. Con un cuestionamiento de Laura en el cual nos dice que la palabra shock no existe en la sociedad mexicana, que se volvió insensible, con memoria de corto plazo y que precisamente es parte de su responsabilidad documentar para generar ese shock y promover la acción a través de “Dar voz, a los que no la tienen”.