Todos los días damos nuestro tiempo, recursos y energía al mundo a través de nuestras decisiones. Podríamos leer ciertos libros, unirnos a una nueva comunidad o adquirir un pasatiempo. Y lo reconozcamos o no, cada elección que hacemos es una inversión, ya sea a favor o en contra de nosotros mismos.

La inversión inteligente requiere paciencia y conciencia. Es un arte que combina nuestro conocimiento de experiencias pasadas con aspiraciones futuras para informar dónde pondremos nuestra energía y nuestro corazón. Para vivir una vida creativa sostenible, debemos decir “sí” a las elecciones que aportan riqueza a nuestras vidas, incluso cuando parece arriesgado.

En la teoría de la inversión de la creatividad, el psicólogo Robert J. Sternberg descubrió: “El mayor obstáculo para la creatividad […] no son exactamente las restricciones de los demás, sino las limitaciones que uno pone en el propio pensamiento”.

Aprovecha esta oportunidad para diversificar tus sueños. Convierte tus dudas en moneda positiva y apuesta por ti mismo. Sin duda, verá un retorno que vale la pena.

Nuestro capítulo de Hong Kong eligió la exploración de Invest de este mes y Bao Ho ilustró el tema.

El ponente del mes es Federico Stöltzing.