ROMPER EL SILENCIO

Nos encontramos en una de las sedes de Wework, un espacio lleno de creatividad  que por primera vez le abre las puertas a la comunidad CreativeMornings/Bogotá.

“Si alguien de mi familia supiera que estoy dando una charla sobre silencio, se moriría de la risa porque soy todo lo contrario”, dice Juliana Uribe para iniciar su charla sobre silencio, el tema seleccionado para Creative Mornings a nivel global.  

Uribe estudió economía y cuenta con maestrías en Administración pública y relaciones internacionales. Es fundadora y directora ejecutiva de Movilizatorio, un laboratorio que fomenta la participación ciudadana y la movilización social, y que busca romper el silencio en diferentes espacios.  No puede vivir sin su celular y sin estar pendiente de Ileana, su abuela.  Uno de sus lugares preferidos es la Sierra Nevada y es fanática del chocolate, seguido de cerca por el ceviche. Le pregunto que cuál libro recomienda. “¿De cualquier tema?”, pregunta. Asiento con la cabeza. “Liderazgo sin respuestas fáciles de Ronald Heifetz.”, responde rápido.

El día de su primera comunión, cuando tenía 9 años, tres bombas explotan en Bogotá.  Eso hechos hacen que se pregunte: “¿Cómo puedo estar a salvo con mi familia y en mí casa, mientras otros están sufriendo en mí ciudad? Ese fue un punto de quiebre que ayudo a definir su propósito de vida, debido a la sensación de injusticia, privilegio e incluso culpa que llegó a sentir.

Tiempo después, al momento de escoger su carrera profesional vivía en medio de una dualidad:  por un lado le llamaba la atención el mundo creativo, que era un sinónimo de libertad, pero tenía claro que su vocación era la de ver un mundo diferente.

Al final se inclinó hacia su vocación y por eso decidió estudiar economía con una opción en artes, y siempre tuvo presente la pregunta: Desde donde estoy, ¿qué puedo hacer para que las cosas estén mejor?

Su primera experiencia laboral fue en Procolombia, y tuvo a cargo un proyecto que tenía como fin cambiar la imagen del país. Después de un tiempo se dio cuenta de que no tenía la suficiente madera para el sector público y que en muchas situaciones en las que no estaba de acuerdo, se veía obligada a guardar silencio, por eso renuncia, se va a estudiar fuera del país y se obsesiona con tres temas: La Tecnología, el emprendimiento social y que la ciudadanía tenga poder y que pueda ser un contrapeso para el gobierno.  

Como fruto de sus obsesiones y de una experiencia laboral con Purpose en Nueva York, una agencia creativa que utiliza lo digital para empoderar a las personas, nace Movilizatorio en el año 2016.

La creación del laboratorio coincide con el plebiscito colombiano, proceso para el cual fue indispensable definir el lenguaje y los tipos de tecnología a utilizar.  Uno de los resultados fue el test “Bajémosle al tonito”. “Nos metimos en algo mucho más caliente”, cuenta Uribe, y para esa época se plantea la pregunta: “¿Cómo le vamos a dar voz a las personas?”

La respuesta la encuentra con el “El Avispero”, una comunidad que hoy en día cuenta con 90.000 personas que están dispersas, pero que cuando se organizan logran cosas muy grandes.

¿Y qué es dar voz?, pregunta Uribe. Nos cuenta que la inconformidad de la ciudadanía siempre ha estado relacionada con los mismos temas: Trabajo, educación, transparencia y el cierre de brechas entre lo rural y lo urbano. “Creemos en la protesta, pero pasar de ella a la propuesta de forma concreta”, afirma.

Esas propuestas se han convertido en un periódico que ella denomina: el periódico del futuro, una manera de enviarle un mensaje a los gobernantes de turno: Este es el país que queremos ver dentro de 4 años cuando usted salga del gobierno.

Cambiando un poco de tema, Uribe nos cuenta que su gran reto de este año ha sido encontrar su propia voz, pues cayó en cuenta de lo fácil que resulta esconderla detrás de las marcas.  Por eso se propuso ser más visible para romper su silencio personal, y en noviembre público su primera columna de opinión en la Silla Vacía. Todo esto sumado con su participación en mesas de negociación sobre el medio ambiente y la paz.

El lugar en el que se encuentra y se siente cómoda es la estrategia, pues en ella se unen los caminos de lo tradicional y lo creativo.

Uribe no tiene muy claro cuál es su proceso creativo. Asocia proceso con algo lineal y nos cuenta que más bien cree en el progreso, que va de la mano con el trabajo en equipo; de ahí la importancia de que el suyo esté integrado por personas de diferentes profesiones, que aportan múltiples puntos de vista. Para ella la creación viene de la intersección de 3 cosas: el Propósito, los retos y las emociones.

Para cerrar nos dice que cree que la clave de todo está en:

a. Creerse el cuento: Cada persona tiene mucho para entregarle al mundo.

b. Lo perfecto es enemigo de lo bueno

CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas y empresas que hicieron posible este evento: Al We Work de la Calle 99 por ser nuestro espacio anfitrión, esperamos poder celebrar más eventos en tan espléndido lugar; a Paleta Digital y a Time Machine Pictures, nuestros grandes aliados, por toda la impresión digital y la producción audiovisual del evento; a Ana María Cardona por el registro fotográfico; a la Turronera Bakery por brindarnos un delicioso desayuno, y como siempre a toda nuestra comunidad creativa por acompañarnos en cada uno de nuestros eventos a lo largo del año.

CreativeMornings/Bogotá les desea un feliz año nuevo lleno de proyectos creativos y mucha felicidad.  Los esperamos en el 2020 con más mañanas creativas.

Escrito por: Juan Manuel Rodríguez Bocanegra